VARIOS AGENTES EDUCATIVOS HEMOS SOLICITADO UN PROCESO DEMOCRÁTICO Y PARTICIPATIVO PARA ELABORAR LA LEY VASCA DE EDUCACIÓN

EHIGE, CCOO, ELA, LAB, STEILAS, UGT, HEIZE, Gasteizko Euskal Eskola Publikoaren aldeko plataforma, Zubiak eraikiz, Ikasle Frontea y Bilboko Euskal Eskola Publikoaren aldeko plataforma hemos comparecido en rueda de prensa para hacer público este manifiesto.

En septiembre de 2017, el Gobierno vasco anunció la puesta en marcha de un proceso para lograr un acuerdo educativo amplio como base de una eventual ley de educación. Todos los agentes que nos hemos reunido hoy aquí hemos mostrado nuestra crítica hacia ese proceso. Primeramente porque el Departamento de Educación, desde su responsabilidad, no ha aclarado cuál es su modelo educativo ni cuáles son sus intenciones. Es decir, no ha aclarado si está dispuesto a dar pasos para que la escuela pública sea el eje del sistema educativo vasco o pretende consolidar el actual reparto entre redes. La situación actual exige la intervención del Gobierno vasco, garantizando la justicia social y reforzando la escuela pública. Por otra parte, en lo que se refiere al procedimiento, este ha sido contrario a los fundamentos de la participación democrática, ya que ha sido el mismo Gobierno el que ha decidido los contenidos así como las personas participantes de cada uno de los grupos (qué agentes y qué personas de cada agente, sin tener en cuenta la representatividad). Y por último, en lo que se refiere a los contenidos, ha dejado fuera muchos temas que afectan al sistema educativo. Es significativo que no haga mención a la segregación y al modelo de financiación. El “Acuerdo por la educación” ha sido el resultado de este proceso. El Parlamento vasco ha decidido basarse en este documento y en Heziberri, que está sujeto a la LOMCE, para elaborar la Ley Vasca de Educación. Los agentes educativos que nos hemos reunido hoy aquí creemos que esa no puede ser la base de una nueva ley de educación. La Ley necesita un amplio consenso, porque condicionará tanto el sistema educativo como la sociedad del futuro. Por ello, solicitamos que se ponga en marcha un nuevo proceso que garantice la participación democrática con los temas que acordemos entre todas y todos.

En opinión de los agentes que nos hemos reunido hoy aquí la nueva Ley debería basarse, al menos:

1. Realizar un diagnóstico del sistema educativo actual.

2. Poner en tela de juicio el actual reparto entre redes, acabar con la concertación universal y adquirir el compromiso de construir un sistema educativo cuyo eje sea la escuela pública.

3. Priorizar la escuela pública y establecer una planificación que garantice la igualdad de oportunidades.

4. Garantizar una inversión similar a la media europea, aumentando para ello los puestos de trabajo y los recursos necesarios.

5. Ofrecer una educación inclusiva, compensadora, integradora, coeducativa, laica y gratuita que garantice la educación integral de todo el alumnado, basada en la igualdad, la equidad, la cohesión social y la calidad. Que haga frente a las situaciones de segregación que vivimos hoy en día.

6. Desarrollar un curriculum propio para Euskal Herria.

7. Establecer un único modelo educativo cuyo eje sea un modelo de inmersión que garantice la formación de un alumnado euskaldun plurilingüe.

8. Poner la educación al servicio de la ciudadanía y no al servicio de los mercados.

9. Basar las decisiones sobre educación y su gestión en la participación democrática de la ciudadanía.